sábado, 29 de noviembre de 2008

Los gastos de la jornada laboral

Un análisis de los gastos durante la jornada laboral puede darnos muchas ideas para redurcirlos de forma notable. En lugar de comer en restaurantes todos los días, podemos llevar comida de casa al trabajo tan a menudo como podamos. Si podemos hacer el desplazamiento en transporte público podemos ahorrar dinero y también sacar tiempo de lectura y relajación.

El ahorro en transporte es claro si tenemos accesible una línea de metro o autobús. Vamos a ver más en detalle los gastos y ahorros con la comida.

Para llevar la comida al trabajo hay una gran variedad de sistemas tipo mini mochila o bandolera, en los que encajan uno o dos recipiente herméticos y llevamos todo lo necesario. He probado un par, y no tengo especial preferencia, lo que sí es importante es que el recipiente sea verdaderamente hermético, y aquí de los que he probado la verdad es que los de Valira me gustan mucho.

Si nuestro lugar de trabajo tiene algún sitio acondicionado para comer, además de comer casero y no perder tiempo yendo y viniendo al bar o restaurante, podemos disfrutar de una comida más tranquila con nuestros compañeros de trabajo y ahorrar mucho dinero.

El truco para disponer de la comida, para poder llevar todos o la mayoría de días laborables, es hacer mucha cantidad y congelar. Hacer 4-6 raciones por ejemplo si sois dos a comer. Para eso tenemos como media docena de recipientes y vamos llenando y congelando o a la nevera. Los platos que se congelan o se aguantan bien unos días en la nevera son muchos: lentejas, alubias blancas y rojas, guisos de patatas y carne o pescado, pasta (macarrones), arroz al horno, paella, judías verdes con jamón, berenjena rellena, cous-cous vegetal, ensaladas (verde, con quesos, con frutos secos, con pasta, con huevo duro...), tortillas de todo tipo...

Unos número sencillos: si habitualmente comemos en restaurante, podemos gastar de media entre 1500 y 3500 euros al año : esto es contando 220 días laborables al año y un precio de entre 7 y 16 euros por comida. Si llevamos la comida al trabajo, la maleta con dos recipientes nos cuesta unos 35 euros, más otros dos de repuesto por 25 euros, en total 60 euros. Cada comida podemos calcular que entre 2 y 3 euros de materia prima y energía para cocinar. Todo, entre 500 y 700 euros.

En resumen, ¡un ahorro de entre 1000 y 3000 euros por persona y año!

1 comentario:

MCarmen dijo...

Interesante artículo. Me encantan los guisos y en el trabajo, en el que tengo comedor, casi nunca ponen. Me apunto tus consejos.