lunes, 8 de diciembre de 2008

Un huerto en la terraza

Cultivar nuestras propias hortalizas en casa es mucho más fácil de lo que puede parecer a los novatos. Es increíble lo sencillo que es tener lechugas, tomates, coles, zanahorias, rúcola, fresas, acelgas, espinacas, guisantes, puerros, ajos tiernos... ¡todo en la terraza o balcón de casa! Y lo mejor de todo es que puede hacerse con un coste casi cero, con lo que supone de ahorro en la cesta de la compra.

La primera idea importante es que las hortalizas necesitan bastante luz, así que necesitamos una terraza o balcón al aire libre y con una orientación que le permita recibir suficiente luz para que el cultivo sea posible. ¿Cuanto es lo mínimo? En general un orientación sur si grandes edificios delante no tendrá ningún problema, una orientación este u oeste debe estar bastante libre de obstáculos para funcionar, si las paredes son blancas ayudará mucho porque reflejarán una buena cantidad de luz. Una orientación al norte, o con menos de unas cinco horas de luz directa al día en primavera es muy difícil que sea produzctiva.

La web de referencia para montarse un huerto urbano es la excelente HortUrbà, con explicaciones más detalladas de todo lo que hay que saber sobre este 'oficio' y sobre las particularidades de cada hortaliza, etc.

La segunda idea para montar bien el huerto es que lo mejor es montarlo sobre una mesa y en recipientes anchos y poco profundos, que no pesen mucho, y que estén drenados. Podemos reciclar bandejas de horno, hacer una caja con unas cuantas maderas, o lo más barato y fácil es cortar botellas de agua de las de 5 a 8 litros a la altura adecuada. También valen las típicas macetas jardinera alargadas que venden en muchos sitios. La mayoría de verduras y hortalizas no necesitan más de 12 - 15 cm de profundidad, y si la tierra es buena y tenemos luz podemos plantar bastante junto, por ejemplo una lechuga cada 20 cm. La mesa nos permite trabajar cómodos y recoger el máximo de luz.
Algunas soluciones, por falta de espacio, apilan varias alturas de cultivo, pero no es fácil que funcione a no ser que tengas mucha luz.

En la web de HortUrbà venden todo tipo de mesas y accesorios. Es posible hacerse uno mismo toda la estructura que se necesita reciclando muebles viejos, reutilizando recipientes, y haciendo un poco de bricolaje con lo que tenemos en casa.

Las semillas y plantones pueden comprarse en muchos viveros que hay en las afueras de las ciudades, y también podemos hacernos con un semillero propio - las hueveras de cartón son fenomenales para esto.

2 comentarios:

Roger dijo...

Muy buena idea usar la terraza para cultivar hortalizas. Muy rentable no es (semillas, tierra, cuidados...) pero si que la comida sabe mejor y además, si en una casa hay niños ayuda a que valoren el esfurzo de conseguir comida. Los tomates no salen solos, ni las lechugas.

trencadis dijo...

La huerta es tremenda. Es una alegría coger tus propias hortalizas, y llegar a ser autosuficiente (en mi familia lo somos) es una alegría extra más. Además con tiempo y un poco de imaginación y maña puede conseguirse tener un espacio verde estéticamente cuidado, un pequeño jardin en casa.